H. Ayuntamiento de Venustiano Carranza

Manuel del Carmen Vleeschower Borraz

El maestro Manuel del Carmen Vleeschower Borraz, nació el 26 de abril de 1923, en San Bartolomé de Los Llanos hoy Venustiano Carranza, Chiapas, siendo sus padres, don Lisandro Vleeschower y doña Asunción Borraz. El abuelo belga de Vleeschower llegó a México durante la intervención francesa en el año 1860. Su padre se estableció en Venustiano Carranza; en ese entonces San Bartolomé de Los Llanos en 1880.

A la edad de 10 años intervino en su primer concurso de marimba a nivel estatal, bajo la dirección del maestro Ángel Francisco Santiago Borraz. En el año de 1933, ganó el primer lugar en música folklórica, con la melodía “La Maruchita” de Francisco Santiago Borraz y en música clásica con la obra “Si yo fuera rey”, del autor Adolfh Adam.

En el año 1938, teniendo 14 años empezó a tocar con cuatro baquetas, vislumbrándose ya como un virtuoso de la marimba. El maestro Vleeschower Borraz, tocó por primera vez en 1933 como integrante profesional con la marimba del maestro Ángel Francisco Santiago Borraz, después tocó con la marimba de los hermanos Coello en el año 1942.

Ejecutó también en Venustiano Carranza, con la marimba del maestro Ignacio Caballero Anzuelo en el año 1945; con la marimba Cuesta del maestro Cicerón Cuesta Moreno, de la colonial Chiapa de Corzo en 1948 y con la marimba Penagos del maestro Jesús Penagos López, de la colonial ciudad de San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, en el año 1957.

Posteriormente, en 1958, después de su incorporación a la marimba “La Poli de Tuxtla” del Gobierno del Estado, hizo su primera grabación para quedar desde entonces a criterio general como el mejor solista de todos los tiempos. Fue director de la marimba “Espiga de Oro” del maestro Norberto Nájera Montes, y el 1º de marzo de 1990 se integró a la marimba “Orquídea de Chiapas” del maestro Rodrigo Santiago Villafuerte.

En el año 1991 recibió el privilegio de que el VIII Concurso Estatal de Marimba llevara su nombre. Vleeschower Borraz tuvo un accidente de pequeño, montando en un burrito cayó y quebró su brazo derecho, con el tiempo este accidente le facilitó pasar por su cintura, con la mano hacia atrás, haciendo malabarismos y ejecutando con cinco baquetas en forma maravillosa. Se le reconoce como el mejor y primer improvisador siendo un excelente ejecutante de jazz.

El maestro Vleeschower Borraz es considerado a criterio de los músicos chiapanecos, el hombre de mayor técnica de ejecución marimbística. Era extremadamente delicado, por su sensibilidad auditiva, continuamente ejecutaba con una gama de acordes armónicos, poniendo con facilidad las modulaciones que le indicaba el sentido musical del cual fue dotado, tenía una gran intuición y un mejor gusto, era conocedor de los secretos de la marimba.

Hablar del maestro Vleeschower, es hablar del tiempo musical, es hablar de calidad y de técnica, en muchas ocasiones sus diestras manos hacían arpegios con soltura y maestría, sus ejecuciones eran admirables. Supo conjugar los sonidos en el tiempo que fuera, con refinado gusto. 

El güero Vleeschower, como se le conoció desde su niñez, traía una selva de hormiguillo en su sangre, venida de su señor padre, don Lisandro Vleeschower y de su señora madre doña Asunción Borraz. Verlo ejecutar era transportarse a otra dimensión. Tenía el don de la soltura, de la emoción, de la gracia, de lo sublime, de lo sutil.  Siempre entabló un diálogo jeroglífico musical con sus manos de seda, elaborando un mosaico de complicados acordes con sonidos tan agradables como indescriptibles. El maestro hacía musitar sus manos, aunado a las ordenanzas del cerebro súper revolucionado que poseyó, dominando ésta con excepcional habilidad, su destreza en el dominio de las baquetas le hacían un virtuoso; escucharlo fue siempre un deleite.

Todos los solos ejecutados por el maestro, son verdaderas joyas musicales, habiendo sobresalido las siguientes melodías por su alto grado de dificultad como son:

  • Noche y Día
  • Calle 12
  • Escarcha
  • Luna azul
  • A la orillita del río
  • Noche de ronda
  • Mi rival
  • El popurrí de Lara, etc.

El maestro Vleeschower Borraz, compuso una marcha de nombre “Aranda Osorio” y un blues, que se llama “Mi Cielo Eres Tu.”.  En esta última composición, hace una intervención donde demuestra el dominio de su arte, con toda limpieza, maestría y sentimiento que solamente el fue capaz de realizar. Demostró siempre auténtica vocación musical con una expresión elocuente y sutil.

Manuel del Carmen Vleeschower Borraz, le tocó a Dios, a su viejo San Bartolomé y a la humanidad entera, por ello, no solamente es un orgullo de Chiapas, sino para México y el mundo. Su última intervención artística fue el 18 de agosto del 2000 en su pueblo natal.

Falleció el 22 de septiembre del 2000 en su ciudad natal, dejándonos su legado, su leyenda de virtuoso de la marimba, el más grande artista de San Bartolomé de los Llanos; hoy Venustiano Carranza. Como póstumo homenaje, su pueblo natal a través del Ayuntamiento Municipal; develaron su estatua dándonos la idea de que el maestro Manuel Vleeschower no ha muerto, que va aún, con sus baquetas en pos de una ventana.

Siempre recordaremos su frase: “La marimba es como la mujer, no se apalea, se acaricia…”

Antrop. Juan Martín Coronel Lara
Cronista del H. Ayuntamiento de Venustiano Carranza Chiapas